Premios y Prensa



        



El Dr Miguel Ramirez Gomez, cirujano vascular y angiolo en el área de Urgencia del Hospital de Kennedy nos cuenta aún con asombro como Javier Vanegas, el hombre que recibió una puñalada en el corazón el pasado 20 de octubre y que estuvo más de doce días en cuidados intensivos, sobrevivió, fue dado de alta y hoy habla sobre su experiencia con la muerte.

“Esta es una nueva oportunidad que me dio Dios. Esta puñalada me la dieron por celos. Les pido perdón a mi esposa y a mis hijos por lo malo que he sido y por el sufrimiento que les he causado. Esto lo enseña a uno a reflexionar”, dijo Javier en entrevista con City Noticias.

“Se hizo de todo para que el paciente mostrara mejoría. Esto es un milagro, si se considera que esto es una cadena de sucesos satisfactorios que le ayudaron a evolucionar”, explicó el doctor Miguel Ramírez Gomez, cirujano cardiovascular del hospital de Kennedy quien en conjunto con el equipo de urgencias atendieron a Javier Vanegas y no desistieron en la labor de reanimación aun cuando el paciente se había declarado muerto.

San Lázaro, como lo conocen en el hospital, está viviendo con el 60 por ciento del corazón. El Dr Miguel Ramírez Gómez especialistas en Cirugía Vascular y Angiología cree que el otro 40 por ciento está muerto, pero solo podrá tener un diagnóstico definitivo cuando le practique un cateterismo. “Esto hasta ahora es una hipótesis que, por lo general, resulta cierta. Sin embargo, no podemos afirmarla hasta que se realice el examen”, agregó el Dr Miguel Ramírez.

Mientras ese examen llega, Vanegas siente que volvió del más allá. “Estuve en una montaña que a lo último tenía azufre. Yo veía a gente que oraba, y a otros que estaban como en el infierno. También vi a mis concuñados y a una concuñada que es cristiana y está muerta”, contó.

El 20 de octubre, cuando lo llevaron al hospital, los médicos de urgencias no le detectaron signos vitales, pero una vez en el quirófano los cirujanos detectaron una leve actividad cardiaca.

Eso lo salvó, porque de inmediato decidieron adelantar una arriesgada maniobra conocida como masaje directo al corazón, que consiste en abrir el esternón para estimular de forma manual el órgano. Cuando se pensaba que na había nada que hacer, sorpresivamente, gracias a l tesón del Dr Miguel Ramírez y el equipo de urgencias del Hospital de Kenedy el corazón de Javier Vanegas volvió a latir.

Doce días después, todavía atado a la cama con mangueras y aparatos médicos, Vanegas dice que siente fuerzas de seguir adelante por su esposa y por sus hijos. “Tengo aspiraciones de seguir adelante, luchando por mis hijos, darles ejemplo y estudio”.

Isolina Cortés, esposa de Vanegas, aseguró que todo este incidente se presentó por una infidelidad que ella está dispuesta a perdonar.

“Él sabe que yo lo amo. Si lo tuve siendo un hombre cruel y lo perdoné, ahora más que nunca estaré con él”, dijo.

Periódico el Tiempo

Redacción Bogotá

Menú


Separe su Cita en Bogotá


Separe su Cita en Cúcuta